SelfieFeet, el gadget más revolucionario para selfies con el pie

0
94

Oficializado en 2002 pero inventado casi 150 años antes, el selfi es esa autofoto que nos hacemos con el móvil. Y aunque a muchos les pareciera estúpida, la idea de ‘atar’ el smartphone a un palo se convirtió en uno de los inventos más populares de los últimos años, mezclando un objeto popular con uno conocido y una función necesaria para algunos que acabó desembocando en el ‘Selfie stick’, el palo para Selfies. Desde luego, si algo nos ha enseñado la historia de los inventos es que hay que encontrar una solución simple con un objeto cotidiano…

Click para seguir leyendo

SelfieFeet, el gadget para hacerse un selfi con el pie

El año pasado vimos objetos tan curiosos como la botella de Coca-Cola con la que podemos sacarnos un selfie justo en el momento de echar un trago. Pero en el siempre insólito mundo de los gadgets para las auto-fotos hoy nos hemos encontrado uno que es simplemente hilarante, SelfieFeet, el gadget diseñado para hacerte un selfi ayudándote de tu propio pie.

Y es que el principio detrás de este invento no puede ser más sencillo: una banda elástica con una placa metalizada e imantada en la que enganchar y desenganchar el móvil, y un mando a distancia con tecnología Bluetooth para accionar el disparador del teléfono. Así de sencillo y de simple, y que no vale sólo para los selfies, ya que nos permite pegar el teléfono en cualquier superficie imantada (como la nevera), o colocarnos la correa en la muñeca y el teléfono en ella, por si queremos tenerlo a mano cuando precisamente tenemos ambas manos ocupadas, como cuando estamos escribiendo en el ordenador.

Localizar la cartera

Con más funciones aparte de las fotos, el SelfieFeet puede ser desmontado de la banda elastica y colocarlo en la cartera o llavero, para que al emparejarlo con el móvil mediante tecnología Bluetooth, sepamos dónde las hemos dejado. Según su autor, el gadget ha sido diseñado para evitar tener que lidiar con el engorro de llevar encima un palo de selfies, ya que “en muchos sitios como restaurantes, bares y museos los han prohibido. Son molestos para otras personas y un horror a la vista”.

Si os interesa haceros con uno, su autor ha abierto un proyecto de financiación crowdfunding en la web de Kickstarter que en apenas un día lleva más de 40% de la meta solicitada, y aún le queda un mes entero por delante. ¿Será otra curiosidad más de Kickstarter, o veremos este verano a un montón de selfie-lovers con los móviles enganchados a sus pies para posar?

cerrar

Dejar respuesta